Cómo escoger la silla de oficina perfecta

La manera y el lugar en el que te sientas tienen un impacto directo en tu salud. En 2017, el Instituto Mexicano del Seguro Social registró más de 300 mil consultas por lumbalgia, un dolor en la región de la espalda baja que puede prolongarse hasta la región posterior de muslos y piernas. Es el padecimiento más frecuente en la población trabajadora y el segundo motivo de consulta en hospitales de Traumatología y Ortopedia.  Este dolor afecta la calidad de vida y productividad de quienes lo padecen. Tiene diversas causas y entre ellas están el sedentarismo, mala postura y estrés. 

Tanto si trabajas en una oficina convencional o desde casa, lo más probable es que pases gran parte del tiempo en una silla. Para reducir al mínimo los riesgos de pasar tantas horas en la misma postura, es muy importante sentarse adecuadamente y en la silla indicada. Escoger la silla perfecta es una inversión para cuidar tu salud a largo plazo e incrementar tu productividad.  A continuación, te compartimos qué debes tener en cuenta para escoger la silla perfecta.

 

Tu propio tamaño

La silla ideal debe ajustarse completamente a tu cuerpo. Para esto, considera tu altura y largo de tus piernas. Tus rodillas deben poder doblarse en un ángulo de noventa grados al sentarte y tus pies deben mantenerse planos sobre el suelo. También es recomendable que haya una distancia de entre dos a cuatro dedos entre tus rodillas y el borde del asiento. 

 

Asiento

El asiento debe tener una altura ajustable para poder adaptarse a la mesa de trabajo, así como permitir que se recline. También debe ser lo suficientemente ancho como para que te sientes en el centro y queden espacios libres a los costados. Finalmente, el borde delantero debe estar inclinado hacia abajo, para no dificultar la circulación de las piernas. 


Respaldo

El respaldo ideal sería el cual en donde puedas apoyar tu columna vertebral de arriba a abajo y garantizar el soporte lumbar. También es recomendable que sea reclinable para que puedas adoptar más de una postura e incluso cómoda para descansar en los momentos que lo requieras”.

 

Reposabrazos

Los reposabrazos deben permitir que tus brazos se apoyen cómodamente, paralelos al suelo cuando estés escribiendo o utilizando la computadora; también deben asegurar que tus hombros estén relajados. 

 

Base

Una base con ruedas permite mayor movilidad. Es importante que cuente con cinco puntos de apoyo. Recuerda también comprobar que las ruedas que elijas sean compatibles con el tipo de suelo en el que se ubicará la silla. 

 

Material

La estructura debe ser de un material firme y resistente, para que no se deforme ni desestabilice por el uso.  Para el tapizado son recomendables los materiales que transpiran, pues evitan la sudoración y que la silla se pegue a la piel. Finalmente, la silla no debe ser ni muy acolchada ni muy rígida, sino algo intermedio.