El mobiliario y tu desempeño laboral.

Aunque no lo creas, el tipo de muebles en el que trabajas día a día puede influir mucho en cómo te desempeñas en tu trabajo, pudiendo tener resultados positivos o negativos. Es por ello que una buena armonía y adaptación entre trabajo, herramientas y trabajadores, es una condición primordial para poder alcanzar buenos resultados, y un factor como el mobiliario en el que se trabaja no debe ser ignorado.

¿Por qué es tan importante la elección del mobiliario para nuestra oficina? Se suele subestimar el impacto tan significativo que las condiciones de nuestro ambiente laboral tienen en nosotros y cómo se refleja en nuestra productividad laboral: factores como la luz, la temperatura y el ruido están involucrados, pero el que más repercute es el mobiliario.

Las consecuencias negativas que se presentan con más frecuencia por el uso de un mobiliario poco adecuado para trabajar son problemas de salud relacionados con malas posturas, el realizar actividades con fuerza excesiva y la repetición de movimientos inadecuados durante prolongados períodos de tiempo. Como consecuencia, el dolor y malestar físico reduce el rendimiento en el trabajo.

Impactante ¿no? Suena exagerado, pero en realidad las estadísticas lo respaldan: según el INEGI en el 2016 en México el 60.7% de la población laboral (31.7 millones de personas) pertenecía al sector terciario o de los servicios, que en su mayoría trabajan en oficinas y/o espacios fijos determinados; la población laboral de este sector desempeña una gran variedad de tareas que realiza con distinta intensidad: mientras que por un lado el 6.1% de las personas trabajó menos de 15 horas semanales, en el otro extremo se ubica un 28.3% que laboró más de 48 horas semanales, lo que nos dice que el trabajador promedio laboró ¡44 horas a la semana! Sabiendo que pasamos muchas horas en la oficina, sentados y haciendo movimientos repetitivos por bastante tiempo, se torna mucho más importante el elegir correctamente nuestros muebles de trabajo, pues es una cuestión de salud.

Ya entrando en el tema, la elección de nuestros muebles debe regirse en las siguientes puntuales:

  •   Primero, decantarnos por mobiliario ergonómico, que nos ofrecen mayor comodidad para trabajar a gusto y de manera más eficiente. En un sentido estricto, este tipo de muebles ofrecen estabilidad, la corrección de postura, confort y, en la medida de lo posible, regulables por nosotros.
  •   Segundo, considerar el tipo de trabajo que desempeñamos, pues existe una gran diversidad de puestos laborales que derivan en múltiples diseños de mobiliario acordes con las actividades que se realizan.
  •   Por último, el mobiliario a escoger debe estar acompañado por la elección de los equipos de trabajo más adecuados con nuestro quehacer laboral, contemplando las características de nuestro trabajo, y nuestros rasgos personales, como la edad, la estatura, nuestras capacidades, etc., para poder realizar correctamente nuestro ejercicio laboral.

Al invertir y escoger el mobiliario adecuado para nosotros, notaremos enseguida los beneficios de usar de usar muebles ergonómicos:

> Mejora la salud y nuestro desempeño laboral se optimiza, mejorando la productividad y, así, los resultados de la empresa.

 > Se reducen las incidencias de lesiones, dolores y fatiga, disminuyendo las bajas y el absentismo laboral relacionado con estos problemas de salud, con sus consiguientes ahorros.

La ganancia del dinero invertido en mobiliario ergonómico es inmediata y se refleja a corto y mediano plazo, traducida en un aumento de productividad y eficiencia en nuestro trabajo y el de los empleados.

 > La percepción de nuestros talentos, al no verse impedidos por los dolores y la incomodidad, aumentan, y en un equipo de trabajo se refuerzan los lazos emocionales y ayuda a evitar que se desee abandonar el equipo y buscar trabajo en otra parte.

Favorecemos a nuestra creatividad, marcando la diferencia entre una empresa normal y una empresa exitosa y productiva.

Para terminar, una buena elección del mobiliario para trabajar contribuirá no sólo a mejorar en ámbitos de productividad laboral: nos ayudará de manera personal a  nuestra salud mental y emocional para poder cumplir con nuestros objetivos contentos, cómodos y libres del dolor, haciendo que la jornada laboral no nos sea tan pesada como creemos.

¿Crees que el cambiar los muebles, como la silla o el escritorio, pueda ser tan significativo en nuestro día a día laboral? ¡Compártenos tu opinión!